Logo adSalsa

Si pretendes invertir en una campaña de Telemarketing debes tener 3 ideas básicas para conseguir que sea efectiva y exitosa.

telefono_fisso
1. Conoce tu mercado: Antes de activar cualquier campaña debes estudiar a tu cliente. No vale la pena disponer de una enorme lista de usuarios si no conocemos la manera de sacarle partido. Debemos saber los gustos de nuestros clientes, sus necesidades y sin olvidar, por supuesto, la religión o cultura (puede que “metamos la pata” si no sabemos a quién estamos llamando). También es fundamental tener una media de edad, conocer el lugar de residencia (por ejemplo no me interesa llamar para promocionar una oferta sobre el día de la comunidad valenciana a gente que vive en Madrid). En definitiva, se necesita conocer al cliente y por lo tanto basarnos en la: SEGMENTACIÓN

2. Trabaja tu discurso: para que quien esté al otro lado del teléfono no cuelgue y quiera prestarte atención, deberás ofrecerle una razón convincente, ya sea con una oferta atractiva o con algún servicio exclusivo. No obstante además de preparar atractivo tu discurso, hay que estudiar el producto o servicio. Debes conocer lo que vendes. Es de máxima importancia que cuando un cliente replique tu oferta puedas responder con seguridad y de manera convincente.
Por otra parte, a la hora de preparar tu guión, nada de parecer un vendedor de coches de segunda mano. A la gente le gusta que la traten con dignidad. Así que valora los conocimientos de quien te está escuchando.

3. Analiza los resultados: uno de los errores básicos a la hora de plantear una estrategia de telemarketing es crear falsas expectativas. No se puede controlar al 100% lo que va a ocurrir una vez se descuelgue el teléfono. Es imposible conocer cómo van a seguir los factores en el telemarketing. Por ello, comprométete con expectativas reales y si las llegas a mejorar, estupendo. Además, durante una campaña de telemarketing debes estar preparado para analizar y replantear las ideas y/o estrategias a lo largo del proceso, dado que pueden aparecer éxitos o fracasos inesperados. No obstante, recuerda que reorientar no es malo sino que ayuda a mejorar tu objetivo. Y por supuesto si tienes al lado a un experto para ello, mejor.