Logo adSalsa

Es difícil entender cómo funciona Internet, especialmente los buscadores ya que estamos acostumbrados a estar del otro lado de la pantalla simplemente como usuarios. Es por eso que cuando planteamos estrategias para nuestro ecommerce o página web, pocas veces nos damos cuenta que existen una serie de parámetros que determinarán cómo posicionarnos en los resultados de búsqueda.

Estos son denominados algoritmos, actualmente, los que están desarrollados por el gigante Google son los más avanzados. De hecho, son actualizados cada día, lo que posiblemente hace más difícil conocer cómo afectan a nuestro posicionamiento web, pero eso no indica que no podamos tener algunas pistas para aprovecharlas a nuestro favor.

¿Qué son los algoritmos de Google?

Algoritmo es un término tan nuevo como Internet, según el diccionario de la Real Academia Española se trata de un conjunto ordenado de operaciones que permite encontrar la respuesta a una pregunta, si nos damos cuenta, es exactamente lo que hace Google cada vez que realizamos una búsqueda. Técnicamente, un algoritmo es una fórmula automática que da respuestas a través de procesos informáticos.

Para los que no nos gusta mucho la teoría, podemos decir simplemente que un algoritmo es un robot que procesa toda la información en Internet, para mostrarnos exactamente lo que estamos buscando. De hecho, utiliza unas pequeñas «arañas», llamadas crawlers, que indexan la información para hacer el posicionamiento web. Pero no solo eso, también influyen algunas características importantes del usuario, como su ubicación, el dispositivo que está usando, sus preferencias e historial de búsqueda.

En el paso de los días, estas características son cada vez más abundantes y complejas, ni los expertos en SEO más preparados han logrado descifrar exactamente cuál es esa fórmula que ayudará a nuestras empresas a tener una visualización segura. Las actualizaciones del algoritmo suelen ser más de 500 al año.

Google tampoco está interesado en revelarnos sus secretos, después de todo, esto permite que haya un flujo de mercado más justo. Así, pequeñas y grandes empresas pueden competir en un mismo ambiente de forma orgánica. Aunque de vez en cuando muchos profesionales dedicados al SEO descubren pistas que pueden funcionar y se vuelven tendencia. Para eso, hacen pruebas y experimentos basados en la estructura de la «búsqueda instantánea», la cual comprende el siguiente proceso:

1- Pre búsqueda: Esta es la tarea diaria de los crawlers, buscan nuevos sitios web, los indexan y guardan la información relevante. También vuelven a leer nuestras páginas web en caso de que realicemos actualizaciones.
2- En la búsqueda: Se estima que el algoritmo recorre una media de 2.500 km de información para darnos una respuesta apropiada, todo esto a una velocidad de milisegundos después de que pulsemos la tecla «enter».
3- Rankeo: Todos sabemos que si nos encontramos en el top 1 de resultados de búsqueda estaremos llevando la delantera. Para ello, el algoritmo hace una «evaluación» entre más de 200 variables para hacer el ranking de sitios web.
4- Respuestas: Finalmente vemos cómo ha quedado la lista y cuál es su clasificación final, estas respuestas suelen cambiar según las alteraciones en las variables, las actualizaciones del algoritmo y la competencia.

¿Qué más plataformas cambian sus algoritmos?

En Internet existe un sinfín de plataformas que desarrollan su propio algoritmo para hacerle un servicio más personalizado y eficaz a sus usuarios. Podemos encontrar algoritmos en las redes sociales más importantes, como Facebook, Twitter e Instagram. Por supuesto que el segundo buscador más importante del mundo, YouTube, tampoco se escapa de tener un algoritmo específico también diseñado por Google.

Incluso Netflix cuenta con esta tecnología para ofrecer a sus usuarios un montón de opciones para ver cada vez más inteligentes, hasta los sitios web y aplicaciones de citas cuentan con estos pequeños robots para encontrar perfiles compatibles entre sí. Tampoco es una locura que pensemos que hasta las agencias de seguridad más importantes del mundo tienen su propio programa para determinar cómo y cuándo se va a efectuar un delito.

Para hacer las cosas más sencillas, veamos cómo funcionan los algoritmos de las redes sociales que utilizamos para promocionar nuestra tienda online.

1- Facebook: En esta red social solo vamos a ver las publicaciones de esos usuarios con los que solemos tener mayor interacción, busca promover la cercanía entre amigos.
2- Twitter: Posiciona tweets más actuales y de mayor relevancia, solo veremos en nuestro timeline información de las cuentas con las que más interactuamos y comentamos, que haya sido publicada recientemente.
3- Instagram: Veremos solo el contenido más popular de todas las publicaciones, solo de los perfiles a los que reaccionamos constantemente. Así también lo hace LinkedIn.
4- YouTube: Nos muestra sugerencias según nuestro gusto y selecciones previas, Pinterest lo hace de forma similar.

Cómo enfrentarse a un cambio de algoritmo de Google

No vamos a mentir, enfrentar un cambio de algoritmo de Google es algo rudo, sobre todo impredecible. Especialmente porque un cambio mínimo puede afectar nuestra estrategia de posicionamiento web por completo y hacer que disminuya nuestra tasa de visualización a cero. Sin embargo, hay empresas que afrontan los algoritmos de manera muy eficaz, una de las principales razones es que se mantienen al tanto de todas las noticias y pistas que deja el buscador antes de hacer el cambio definitivo.

La mejor forma de enfrentarse a estas actualizaciones es hacer los cambios oportunos en el momento adecuado, por ejemplo, en marzo de 2019 Google hizo una actualización básica muy importante, donde mejoró el tráfico de algunos sitios web que se enfocaron en ofrecer contenido de alta calidad. De esta forma, el sitio fue la mayor autoridad tuvieron más reconocimiento, igualmente, aquellos que no tenían reconocimiento necesario por sus esfuerzos, también empezaron a notar resultados positivos.

En este sentido, existen algunos aspectos generales en los que debemos basarnos para enfrentar una actualización y aprovechar todos sus beneficios, algunos de ellos son los siguientes.

  • Prestar atención a las publicaciones oficiales del equipo de Google en el sitio oficial de actualizaciones y en las publicaciones en medios digitales.
  • Nunca utilizar estrategias de Black Hat SEO, ya que los cambios de algoritmo suelen enfrentarlos y castigarlos en cada actualización, algo que puede disminuir nuestro tráfico orgánico.
  • Realizar análisis de la tasa de tráfico y visualización constantemente, así podemos determinar cuáles son las estrategias que están funcionando y cuáles no.
  • Tener en cuenta los consejos de los expertos en SEO, estos realizan estudios completos de cómo funcionan las actualizaciones, algo que puede ayudarnos a mantener un flujo constante de visitas y a complacer a Google.