Logo adSalsa

vacio-600x505El problema del mundillo online se repite en todos sus campos. A los verdaderos productos les salen más sombras que las del conocidísimo Grey. Pseudoproductos que ofrecen email marketing, creación de webs, posicionamiento SEO y,- como todos sabíamos que tenía que llegar- Social Media.

No es difícil encontrar en la Red servicios de Community Manager por cuatro duros. Llamado por la curiosidad- y la pura racanería también- un servidor que sigue aprendiendo en esto mira los servicios ofrecidos. Un par de entradas en un blog y en Facebook y un tuit a la semana- dejen que me ría un poco: jajaja- y la cosa sigue así.

No hay estudio, no hay objetivo definido, no hay estrategia alguna. Nos ponemos en la Red y nos soltamos a lo que surja. Ni siquiera tenemos unas directrices que saltarnos – primera directriz de este bello oficio por otra parte-. El resultado es la perdida de credibilidad de los verdaderos profesionales del Social Media. Pero este no es un fallo que pueda achacarse a la herramienta. ¿Falla la herramienta o el sistema? Esta manera de proceder es un salto al vacío que algún tipo realizó en nombre de una profesión que acabará aplastada contra el suelo de seguir así.

La primera pregunta que un Community debería hacer a un cliente es: ¿qué quieres?. La segunda es ¿y qué necesitas? Seguramente esta última sea más complicada, y nosotros mismos deberemos ayudar a quien acude a nosotros para responderla. De estás dos preguntas saldrá el objetivo. Una vez definido el Community debe de realizar un ejercicio de sinceridad y preguntarse si es capaz de conseguirlo. La máxima siempre debe ser la misma: eficacia. El cliente nos pide algo. Si no lo tenemos no podemos vendérselo.

Hay que concienciar sobre la importancia de conocer al público. Sobre lo fundamental que resulta el segmentar. No es necesario tener una cuenta de Facebook con 500.000 usuarios que no quieran saber nada de nosotros. Lo importante es tener 10 de los cuales 2 cumplan el objetivo mientras 8 se van convenciendo.

En la actualidad las redes sociales han sido descritas como herramientas capaces de realizar distintas funciones. Hay opiniones que apoyan la teoría de que son buenas para realizar atención al cliente, otras voces aseguran que es un gran apoyo para el branding, una tercera corriente apuesta por los Recursos Humanos, y una cuarta – ésta con la boca pequeña y seriamente aquejados por la Espiral del Silencio- piensan que hasta pueden vender. No sería muy disparatado pensar que se pueden realizar todas estas cosas.. o a lo mejor sí. Lo que parece claro es que no lo sabremos si no lo intentamos, y vender Social Media rebajándolo de precio y realizando una tarea mediocre con el único propósito de ganar dinero fácil no parece un buen principio. Es, más bien, un mal final