Logo adSalsa

El Email Marketing muestra una dinámica creciente en el sector de la publicidad actual.mobile email Una de las principales razones de que esto sea así parece residir en su gran capacidad para adaptarse a los nuevos tiempos. Algo que se reafirma si tenemos en cuenta los datos ofrecidos por el 3º Barometro Splio de aperturas en el Email Marketing Móvil.

A la luz del estudio referenciado, la apertura de correos electrónicos a través de dispositivos móviles ya supera el 41%. Un buen dato si tenemos en cuenta que la última medición no llegaba al 30%.

Incluso Splio aventura que este crecimiento superior a los 10 puntos se mantendrá, o incluso se superará, ya que sostiene que antes de 2014 serán más del 50% los que usen sus tablets o smartphones para consultar sus bandejas de entrada.

Augurio semejante parece bastante optimista, ya que de mantenerse tal crecimiento pronto se alcanzará una plena integración (y quién sabe si una sustitución) en las dinámicas de consumo de la información y la comunicación actuales.

Sea como sea, el gran beneficiado vuelve a ser el mismo: el Email Marketing. Esta técnica se ve reforzada al ser capaz de alcanzar al cliente en cualquier lugar y a cualquier hora. De tal manera pocos son los canales que ofrecen una ventaja similar. Las dos tendencias que más se podrían aproximar serían las aplicaciones de mensajería instantánea, los SMS y las redes sociales. Aunque ninguna de ellas está ofreciendo los resultados alcanzados por el Emailing.

Una de las mayores pruebas sobre la asimilación del Email Marketing en la vida cotidiana proviene del gigante Google. Gmail, su correo electrónico, que es uno de los que cuenta con mayor presencia de usuarios en el mundo y que presenta una de las mayores tendencias de crecimiento, ya ha dividido sus bandeja de entrada en tres pestañas: Principal, Social y Promociones. El Email Marketing (el bueno, por supuesto) conquista así a uno de los proveedores de correo electrónico con los filtros antispam más exigentes. Eso sí: con permiso del usuario, claro.