Logo adSalsa

games-300x300En el mundo de la publicidad actual se está buscando algo muy difícil de conseguir. La implicación del cliente potencial. Con el mundo online a la cabeza, los anunciantes buscan la campaña perfecta que no “obligue” sino que “invite” al usuario a interactuar. Necesitamos que se sienta cómodo y nos diga que quiere, que piensa, que siente y que a la vez recoja nuestro mensaje.

Para ello muchos se han empeñado en señalar las redes sociales como las herramientas perfectas para conseguir tal objetivo. La tendencia actual, por contra, señala que los únicos que parecen obtener buenos resultados son las grande compañías. Esas marcas cuyo conocimiento mundial hacen que tener una estrategia de social media sea obligado pero no definitiva para ser conocidos. Precisamente el secreto de su numero de seguidores es que ya es conocida y no al revés, que es lo que persiguen las empresa de influencia más “terrenal” cuando se apoyan en los expertos del sector.

Si un anunciante acude a un profesional del Social Media éste puede venderle un sin fin de historietas para que quede contento. Incluso puede ampliar un buen número sus fans y mejorar su interactividad. Claro que si el cliente pide 40.000 fans en un día un Community Manager que actúe con rigor debe responderle que para conseguir ese objetivo deberá convertirse en CocaCola. La conclusión definitiva será que es tan imposible una cosa como la otra.

Pero si nos marcamos objetivos más cercanos tal vez podamos crecer y utilizar las redes sociales de manera más realista y por tanto aumentar la eficacia de nuestros resultados. Existen buenos métodos y existe ahora una herramienta que si puede atraer 3000 usuarios reales al mes a tu fanpage. Hablamos del advergame. La utilización de la publicidad en videojuegos.

Según ha sido publicado en diversos medios en 2016 se calcula que la inversión en publicidad para videojuegos alcanzará los 7.200 millones de euros, y las mismas voces autorizadas señalan que un 30% de los anunciantes ya recurren a esta técnica a la hora de lanzar sus campañas.

No es de extrañar. Este tipo de acción captura la atención del cliente. El contenido no se acaba de crear ya que es el propio consumidor quien lo desarrolla. Lo recrea y a la vez “decide” como acabará la historia. Necesitamos la complicidad del receptor que se convierte en el comunicador. Le damos los mandos de la publicidad, pero no del mensaje publicitario que está recibiendo. Mientras disfruta e interactúa con nuestra marca se expone a ella durante unos 3 o 4 minutos.

A tanto ha llegado el asunto que incluso compañías de videojuegos como Blizzard, creadores de sagas tan conocidas como Warcraft y Diablo, ya están integrando publicidad en sus creaciones.

Una de las últimas tendencias es unir el advergame con las redes sociales. Creando el videojuego como una aplicación que después anidamos en la fanpage . De esta manera el fan puede interactuar con la marca mientras ésta le ofrece un valor añadido real. El resultado es el aumento de fans validos y la interactividad asegurada. Una buena campaña a través de redes que nosotros mismos ya hemos probado. Lo mejor de todo es que funciona.