Logo adSalsa

Móviles en todas partes. Es un hecho que estos aparatitos se han instalado en nuestra mobile worldvida y que piensan quedarse. En cualquier bar, en la calle.. vemos teléfonos móviles en todas partes. El Smartphone y las apps han acabado de darle una utilidad multitarea a este aparato que ha traspasado las fronteras de la funcionalidad para la que en un principio fue creado.

El teléfono móvil es hoy en día un pequeño ordenador personal. Juegos, visualización de videos, reloj… son algunos de los usos más corrientes que se le da. Entre ellos destaca la interacción en redes sociales y la consulta del correo electrónico. Todo un campo abierto para aquellas empresas que quieren alcanzar a sus clientes a través de las formas más populares y eficaces que existen en la actualidad: Email Marketing y Social Media.

Los principales estudios del sector marcan una tendencia clara. Las campañas online a través de correo electrónico o de redes sociales cada vez son más percibidas a través de smartphones. Según la mayoría de estudios Android es el sistema que más crece en cuanto a adeptos, seguido muy de cerca por iOs, y ya de lejos encontramos Blackberry.
Ésta es una tendencia que no es extraña para aquellas personas acostumbradas a medir los resultados en acciones de este tipo. Es sorprendente como en cuestión de pocos meses se está viendo la evolución. Nuestras promociones ya no dependen de que alguien ponga en marcha su ordenador, pues mucha gente ya cuenta con una conexión 24 horas a redes sociales y a sus cuentas de correo desde el teléfono móvil.

Está muy claro que esto lo cambia todo. El terreno de juego ha cambiado. Ahora vislumbramos un mundo que no dormirá nunca. Nuestro escaparate no puede apagar las luces ni por un momento. Es presumible que en un futuro la conexión móvil a Internet de modo barato y sencillo sea lo normal y no un lujo. En ese momento contaremos con clientes en lugares donde aún no se ha puesto el sol.

El mundo ya ha cambiado, y con ella las personas que lo habitan… y nuestra estrategia ¿ha cambiado?