Logo adSalsa

El Email Marketing sigue de moda. Es de suponer que poco podían imaginarse aquellos correo-eque anunciaban su deceso, la gran popularidad que llegaría a alcanzar en nuestros días. La pérdida de poder adquisitivo de la población en general ha sometido al consumo, y este sometimiento se traslada también al mundo empresarial que debe sobrevivir con menos ingresos y que, por consiguiente, debe de controlar sus gastos al máximo. Nada puede ser superfluo ni significar un brindis al sol. El dinero se ahorra y se mantiene como táctica de supervivencia, y tan sólo hay posibilidad de mostrar relajo ante los buenos negocios.

El Email Marketing es rentable. O al menos eso han oído; así que se lanzan a exprimir la gallina de los huevos de oro con gran alegría. Sin embargo… ¿Qué sucede? La cosa no va como esperábamos.

Llegados a este punto tal vez debemos preguntarnos una cosa: ¿existe el Email Marketing profesional?

La popularidad de la herramienta y de su eficacia, ha provocado que haya un aumento considerable de empresas que le dedican un apartado en su plan de acciones publicitarias. En este ambiente han proliferado un gran número de plataformas gratuitas que ofrecen servicios de Email Marketing.

Estos servicios muestran dos grandes ventajas: son gratuitos y realmente intuitivos. Y lo gratuito hoy manda. ¿Por qué pagar a otros si puedo hacerlo yo? La respuesta es fácil: hay una gran diferencia entre “enviar” emails y “entregar” emails.

La técnica del Email Marketing no es fácil. Incluso los profesionales pueden “fallar”. La única diferencia es que una persona que conoce realmente el tema tiene las bases para reaccionar si un envío sale mal. Incluso aun mejor, para evitar estas molestias y asegurar que salga bien.

Una persona formada en esta herramienta tiene la capacidad de analizar, pronosticar y realizar los cambios pertinentes que harán que el email en cuestión alcance la bandeja de entrada. Esto aumenta las posibilidades de éxito por parte del anunciante de manera significativa.

Resulta increíble que cada vez nos encontremos con más correos de grandes marcas en la bandeja de spam. Marcas que por ahorrarse unos euros están desechando la posibilidad de triunfar en una materia capaz de destacarlos ante su competencia. A la hora de realizar una campaña a través del correo electrónico es imprescindible contar con el apoyo de gente que sabe lo que hace. Si no es así, la eficacia del Email Marketing se verá seriamente afectada.

Alcanzar la bandeja de entrada siempre es posible. El campo de acción es amplio y siempre hay alternativa. Quién se dedica a esto lo sabe y las conoce todas. De hecho, nunca he visto un caso imposible.

Si lo intentas solo, corres el gran riesgo de caer en spam, y a la larga ser incluido en una blacklist que hará que tus mensajes jamás lleguen a tu público objetivos (ni a nadie, por cierto). Incluso para salir de estas listas necesitas la ayuda de profesionales, que bien saben lo que deben de hacer.

Definámoslo bien: el Email Marketing puede ser bueno, bonito, e incluso barato; pero no es fácil. Nunca lo ha sido, y sin la ayuda adecuada, nuca lo será.