Logo adSalsa

Desde hace muchos años los comerciantes han intentado ocupar todos los espacios disponibles para vender. Las plazas, templos y lugares de gran concurrencia eran los sitios preferidos donde colocar los puestos para ofrecer servicios.dinero-300x200

El Social Media sirve para potenciar el branding y ampliar el servicio de atención al cliente a parte de que tiene una capacidad enorme para alcanzar acuerdos que influyan favorablemente en los presupuestos. 

Todos los días escuchamos a iluminados hablar sobre si las redes sociales sirven para vender o no. La mayoría de las personas dicen que no. Lo mejor de todo es que algunos de ellos no tienen ni Facebook, ni Twitter ni nada de nada.

A toda esta gente que no cree en el poder de venta de las redes sociales tal vez habría que aclararles la diferencia existente entre vender y cobrar. Las Redes Sociales venden, pero no cobran. Es decir: el poder social de tu Facebook no está en cobrar a alguien, está en acercarle por otra vía más una ventaja que el usuario puede adquirir. Se puede discutir si se vende más o se vende menos; o lo que es lo mismo si vendemos mejor o vendemos peor. Lo que no se puede discutir es que se vende.

Uno de los errores más habituales hoy en día es creer que cualquiera puede “vender” en redes sociales. Parece ser que la creencia es que como casi todo el mundo tiene su cuenta personal en Facebook y Twitter, pues eso: que cualquiera puede dedicarse a ello a nivel profesional. Y ahí se lanzan a la arena. El resultado: “En Facebook no se vende”. Lo realmente impactante es cuando encuentras a un Community de los de verdad. Uno de esos que se mueve, que invierte, y te das cuenta del poder de “venta” de las redes sociales. Estos tipos cuentan las informaciones y suman su posible impacto (tantas personas preguntaron por el servicio X. Conclusión: hay en el aire 3000 euros) y después observan cuantos compraron (de estos 3000 euros se han conseguido 300 euros) Y lo que es mejor: después se preguntan por qué y lo mejoran.dineromobile

Importante es destacar que Internet y sus redes son la extensión de una realidad física. No son un milagro. Si nuestro producto es malo y si nuestra actividad comercial es baja no debería extrañarnos que los resultados sean pobres. ¿Tenemos un buen servicio? ¿Contamos con un buen producto? ¿Son atrayentes nuestras ofertas y promociones? ¿Ofrecemos valor añadido? ¿Estamos explotando todas las herramientas que las mismas redes sociales ponen a nuestra disposición? ¿Hemos invertido algo?
Las técnicas más repetidas en redes sociales ya hace tiempo que fueron definidas y siguen inamovibles. Las más repetidas son las de poner la gorra sin tocar ni una sola nota, y la de tocar demasiado molestando con nuestra musiquilla a todo el mundo. A algunos de estos últimos “músicos” hasta se les olvida poner el sombrero.

La realidad no es que no se venda. La realidad es que intentamos vender y fracasamos. Estamos atenazados por el miedo a que crean que no sabemos y por eso preferimos el no podemos. Tranquilízate, y déjate de miedos, pues es cierto que no sabemos. Aceptar que no se sabe es el primer paso para aprender algo nuevo. Así que expulsa tus miedos y prueba.