Logo adSalsa

El componente de identificación de una empresa, es decir, su imagen de marca y logotipo, revisten de una relevancia imprescindible para cualquier marca comercial, casi tanto como el nombre.
La imagen de marca es lo que lo que causa la primera impresión en el público y lo que permite captar la atención en las personas, una vez visto es muy posible que sea identificable de nuevo por sus colores, formas y estética.
Como ha resultado en cualquier grupo humano a lo largo de la historia, los símbolos y emblemas son usados para resaltar y hacerse notar como organización, es lo que reafirma su esencia y su personalidad.
En la actualidad, 9 de cada 10 personas son capaces de identificar rápidamente los logos de las marcas más reconocidas del mundo con sólo verlos, sin ni siquiera leer sus nombres. Es por esto que la primera necesidad de cualquier start-up es y debería ser lograr destacarse y ser recordada por medio de su imagen corporativa.

Cómo crear una imagen de marca

La imagen de marca es el conjunto de recursos gráficos que configuran la identidad corporativa de una tienda o producto. Incluye el logo, tipografía, colores, y packaging de los productos. En términos de marketing, es la base a partir de la cual se genera un vínculo con el público y los consumidores. Es lo que se conoce como branding corporativo.
Antes de dar este paso, se recomienda tener en cuenta y planificar el objetivo y la misión corporativa, estos elementos se convertirán en la hoja de ruta de la marca.

Logotipo

Por supuesto que sería el primer paso, es básicamente la primera identidad e imagen de la marca, responsable de la primera impresión. Un logotipo es el vector que conducirá al reconocimiento como marca única y auténtica.
Se recomienda que el diseño de logo sea directo, minimalista y dinámico. De esta forma se facilita una buena impresión y resulta fácil de recordar.
Aunque las combinaciones de colores dependen del concepto primario de la marca, es vital que se mantenga una imagen homogénea, es decir, que sea uniforme tanto en el logotipo como en el diseño e identificación del packaging y otros elementos usados en el proceso publicitario.
Para lograr un asertividad, el uso de colores que inconscientemente induzcan o influencien las reacciones de las personas, puede resultar de mucha utilidad. Es lo que se conoce como psicología del color corporativo.
El objetivo no sólo es la atención, sino crear un vínculo, una conexión que va más allá de una compra ocasional.
Rojo: incentiva al incremento de la actividad cardíaca, generalmente es usado para crear una sensación de alerta e inmediatez. Es un color que despierta el apetito y evoca emociones fuertes, por lo que se recomienda no excederse en su uso.
Azul: transmite confianza, lealtad, solvencia y calma. Es por esto que es muy usado en instituciones que requieren que el usuario deposite un grado importancia, como en corporaciones de salud, entidades bancarias y las redes sociales más grandes.
Verde: representa frescura, innovación, serenidad y naturaleza. Suele estar asociado a iniciativas ambientales. También es muy común su uso para transmitir calma.
Amarillo: es el color más destacado y resaltante dentro del espectro prismático. Transmite energía, vitalidad, riqueza y positivismo. Al igual que el rojo, es un gran potenciador para abrir el apetito. Muy útil para despertar atención e interés colectivo.
Naranja: asociado a la juventud, a las franquicias de comida rápida y al entusiasmo colectivo. Es sin duda uno de los colores más dinámicos en cuanto a marketing se refiere.

Características clave para una imagen de marca de éxito

Una empresa 360 se considera como aquella que exitosamente estableció un vínculo de confianza con sus clientes y una posición continuada de establecimiento en el mercado. Es un debate recurrente la metodología ideal para que cualquier compañía alcance el éxito comercial, como si se tratara de una receta mágica.
Influyen muchos factores, el azar uno de ellos, pero en general es muy posible crear un impacto muy positivo en el competitivo mundo de los mercados globales. Sobre todo en la impresión colectiva del público.
Las siguientes son las características que destacan en cualquier imagen de marca con éxito:

Comunicación efectiva y cumplimiento de expectativas

No hay nada que desencante más a los consumidores que la publicidad engañosa. Sin duda es uno de las principales razones por la que muchas marcan pierden credibilidad y, eventualmente, se hunden.
Para evitarlo, se deben planificar estrategias de comunicación efectiva que transmitan la seguridad y honestidad de que el producto promocionado es lo que el cliente recibirá después de comprarlo.
Las técnicas de lead generation pueden resultar muy efectivas, sobre todo para dar a conocer un nuevo producto. Su acercamiento, que puede ser vía correo electrónico o a puerta fría, puede convertir a un número importante de público en consumidor del producto, pero se debe cuidar de no vender falsas expectativas.

Enfoque al target correcto

No todos los productos son para todas las personas, es una de las principales premisas a tener en cuenta. Aunque resulte un poco redundante, es algo que suele subestimarse.
La correcta elección del target, o público, va a garantizar una eficiente inversión en marketing que se verá reflejada en un aumento significativo de ventas.
La técnica de usar una lista de direcciones de correo electrónico para enviar promociones se debe usar con cuidado para no provocar una reacción adversa en el público.
Se recomienda estudiar el mercado previamente para decidir las edades y géneros en los que el producto podría resultar útil, beneficioso y necesitado.

RRSS

Las redes sociales cambiaron para siempre la manera en cómo un negocio puede interactuar con el público, no sólo es cuestión de exposición, sino de dinamismo y adaptación.
Instagram se ha posicionado como la más efectiva, sus usuarios pueden pasar un promedio de 2 horas al día viendo su feed o stories. Un terreno en el que las marcas más exitosas han logrado anclarse, sobre todo en las nuevas generaciones.
Las últimas tendencias para redes sociales involucran mucho más a los espectadores con preguntas, dinámicas, encuestas y hashtags. El objetivo es que el mismo público hable y promocione el producto sin darse cuenta.
Una buena gestión en redes sociales resulta mucho más eficiente que una agresiva e invasiva campaña de telemarketing, la cual, para la mayoría de los usuarios, resulta innecesaria, incómoda y es la perfecta razón para alejarse de cualquier marca.