Logo adSalsa

Llamamos entregabilidad al conjunto de técnicas utilizadas para garantizar que los emailsrecibido.jpg lleguen a la bandeja de entrada y no a la carpeta de spam, o que directamente reboten.

El Email Marketing por su rapidez, flexibilidad y, sobre todo, rendimiento se ha convertido en una solución ideal para aquellas empresas que están interesadas en establecer, mantener y reforzar la comunicación con su audiencia. También es muy útil para posicionarse en un sector y dar a conocer los productos o servicios. Sin embargo, aunque parezca de perogrullo, el número de emails que se envían en una campaña no coincide con el número de emails que llegan al destino indicado. Una campaña de Email Marketing puede tener una promoción excepcional, pero será un fracaso si no llega a la bandeja de entrada de sus destinatarios.

Diversos estudios revelan que cada día se envían unos 250 billones de emails y casi un 90% es spam. En estos momentos los principales proveedores de servicios de Internet (ISP), es decir, Gmail, Yahoo! y Outlook (el renovado Hotmail) cuentan con más de 900 millones de usuarios, esto es, cerca del 90% de los usuarios de email. Ofrecen gratuitamente el servicio de correo electrónico y ganan muchísimo dinero generando publicidad en sus sitios, pero también tienen que tener contentos a los usuarios. Para ello, deben ofrecerles un servicio inmaculado, es decir, libre de spam.

Enviar emails es fácil y económico. A esto, hay que añadirle que las leyes y las regulaciones para proteger al usuario son recientes y todavía existen algunos vacíos legales. Circunstancias que algunos aprovechan para llevar a término malas prácticas. Por este motivo, los ISP disponen de filtros antispam cuya misión es proteger al usuario del spam y de otras prácticas fraudulentas como el phising.

Es muy complicado superar estos filtros porque cada uno está regido por una serie de normas muy complejas. Periódicamente validan el índice de calidad de cada remitente y lo hacen basándose en el dominio de envío, las IPs empleadas, el comportamiento de sus usuarios (aperturas, clics, bajas …), las quejas por spam (complaints), la tasa de rebote, el contenido de los mensajes, etc. Estas medidas también dificultan la labor a aquellos que sí llevan a cabo prácticas legítimas y, por eso, su tasa de entrega baja.

Aquellas compañías que resten importancia a la entregabilidad estarán poniendo en peligro la eficacia de sus campañas de Email Marketing y, en definitiva, su rentabilidad. La regla es sencilla: cuantas más direcciones de correo electrónico reciban el mensaje, mejor será la reputación online de una empresa.

(Extracto del eBook “Las 10 leyes de la Entregabilidad en el Email Marketing”. Disponible mediante descarga gratuita AQUÍ