Logo adSalsa

Dentro o afuera. La diferencia la marcan pequeñas cosas. Tan diminutas que corremos el plantillaemailserio peligro de perdérnoslas.

El Email Marketing está en auge, sí. Precisamente esto es lo que lo está convirtiendo en todo un arte. Conseguir destacar es necesario, pero antes de eso hay un objetivo: conseguir llegar. Un mensaje no sirve de nada si no impacta en su audiencia.

Aun así, cada día sigo desperezándome ante mi ordenador viendo como reconocidísimas marcas han caído en mi bandeja de spam. Ese es el momento en el que pienso algo así como: “si estos, que intuyen algo el tema, no entran, imagino lo que hará “Petardos Valiente, esa pequeña empresa que está en mi barrio”.

¿Qué les hizo llegar a mi correo basura? ¿Qué les hace morir en la orilla sin llegar a alcanzar mi juicio sobre si me interesa o no me interesa su asunto?

Hay diversos elementos que pueden causar que un buen mensaje se vaya al traste por no respetar una serie de reglas. Una de ellas es la plantilla que utilizamos para hacer llegar nuestro mensaje.

Si quieres saber si tu plantilla es buena o da problemas con los filtros antiespam de los principales proveedores de correos lo mejor que puedes hacer es utilizar un buen spamchek. Lo normal es que tu misma plataforma de envíos tenga uno, aunque siempre es bueno utilizar más de uno.

El principal problema al que nos enfrentamos cuando tratamos el aspecto de un envío está en que mucha gente busca la espectacularidad sin entender que lo más importante es que llegue el mensaje. Si conseguimos que llegue, ya podremos trabajar el resto. Es un primer paso imprescindible y que jamás deberemos saltarnos.

No es necesario buscar lo más bonito. Es mejor ser práctico. Para ello debes hacer caso a las indicaciones del spamcheck que utilices.

Los fallos más comunes en una plantilla y en los que jamás debes caer son: Utilizar más imagen que texto y la inclusión de palabras “proscritas”.