Logo adSalsa

En la actualidad bien podríamos señalar que el Telemarketing se ha convertido en todo un fenómeno social. Desde gags de humor de cómicos de reconocido prestigio hasta en la conversación más trivial puede aparecer alguna referencia a esta teleoperadora

Son un buen número las quejas de las personas que reciben o padecen las llamadas; al igual que muchas las molestias de las que se habla. A la vista de algo así lo normal sería descartar un medio que parece que dañará la reputación de las marcas que representamos. Desengañémonos pues. Lo utilizamos porque vende. No hará que una marca sea más respetada. No es branding. El Marketing Telefónico lo que hace es ganar dinero. Esta eficacia es la que hace que se invierta en ello.

Más allá de todo esto, no se puede tampoco asegurar de modo tajante que sea un medio poco ético. Necesitamos mejorar los canales por donde los usuarios nos den su conformidad. Debemos convertirlos así. El Marketing Directo tiene la necesidad de convertir al usuario en beneficiario.

La utilización de call centers ajenos a la empresa reduce costes ¿pero es buena idea a la hora de defender nuestra marca? Técnicas agresivas, horarios inadecuados, baja cualificación de los trabajadores, un importante desgaste emocional y situaciones estresantes de los empleados. Este sector tiene aún un importante trecho que recorrer. Sin embargo el denostado Telemarketing tuvo un crecimiento del 3,4% durante el curso pasado.

Este dato lo sitúa como la tercera técnica de Marketing en la que más dinero se dedica por parte de los inversores. El telemarketing sólo es superado por dos pesos pesados como son el Emailing y la PLV (Publicidad en el Lugar de Venta).

De hecho las cifras muestran a las claras que hablamos de una tendencia positiva en una época de crisis económica que afecta muy duramente al sector publicitario. Si en 2010 recaudaba 1.103 millones, alcanzó los 1.140 en el años 2011. Hablamos pues de 37 millones más en un período de 12 meses.

Un dato esperanzador y que muestra a las claras la opinión que los contratantes tienen de semejante técnica. Un ejemplo claro de ello lo muestra el mercado francés, donde la confianza en la comunicación vía teléfono es mayor que en otros países, de acuerdo a nuestra propia experiencia en tierras galas.

Ya saben. Si piensan que el Telemarketing no es lo suyo, recuerden que un 17’4% de los inversores en publicidad piensan lo contrario.