Logo adSalsa

Hace unos meses el gigante de las redes sociales decidió que era el momento de salir a bolsa. La expectación vivía a las puertas de Wall Street; y fue un bombazo. Tras los primeros días de euforia esas mismas puertas parecen haberse convertido en la morada del gigante pues sus acciones no han conseguido conquistar la NYSE. Incluso podría decirse que no han conseguido traspasar el umbral de aquella puerta donde la expectación mendiga buenos deseos y tiempos mejores. A la luz de los últimos recortes de prensa parece ser que Facebook buscará ambas cosas amparándose en la NASDAQ.facebook

Más allá del escenario económico actual de la compañía, Facebook sigue con sus cambios, los cuales penalizan – y mucho- a las Fanpage, hasta el punto de hacer que casi sea preferible volver a los chapuceros perfiles. Mucha gente defiende que una empresa jamás debe de tener un perfil personal, no obstante la realidad de un tejido empresarial como el español bien dice lo contrario.

El principal argumento de los defensores de las fanpages se centra en que un perfil no puede tener más de 5.000 amigos. ¿Y qué más da? Pues este dato es irrelevante si tenemos en cuenta que el 78% de las empresas con presencia en Facebook son Pymes cuyos amigos/seguidores no sobrepasan las 500 personas.

Esta estadística surge de los datos recogidos por la Asociación Española de la Economía Digital (adigital). Si tomamos como referencia el estudio de esta entidad poco o nada entenderemos de lo que los profesionales estamos haciendo en esta red. Pues mientras se nos dice que las redes no sirven para vender, el 44% de las empresas que realizaron algún tipo de acción de marketing o publicidad en Facebook declaran haber incrementado sus ventas y haber conseguido nuevos contactos.

Semejantes resultados, no obstante, están totalmente enfrentados a los usos que las empresas dan a Facebook. El 72% lo utiliza para potenciar su branding, mientras que sólo un 12% intenta vender.

Más allá de expresar una opinión firme sobre estas contradicciones podemos enfrentarnos a dos posibilidades. La primera radica en un interesado y sesgado universo del estudio anteriormente mencionado. Tal vez los datos estén equivocados y no aporten más que confusión. La segunda posibilidad está totalmente dedicada a aquel 44% que dice vender y conseguir aumentar sus contactos profesionales, y es la siguiente: estas empresas podrían responder lo mismo que aquel atleta que ganó una medalla de oro saltando más lejos que el límite fijado por los estudios científicos para un ser humano. Al ser interrogado al respecto, el atleta respondió que no conocía esos estudios. Tal vez ese 44% se atrevió a intentar lo que ya pocos intentamos. ¿La razón? Tal vez no sabían que Facebook no sirve para vender. Seguramente no conocían esos estudios.