Logo adSalsa

Las empresas escucharon que esto de las redes sociales era la panacea y se lanzaron a crear cuentas con algunas dudas pero llenas de optimismo. La mayoría pensaron que esto era un negocio asegurado, y que podían lograr el éxito invirtiendo en buenas estrategias y poco dinero.

proactivo-300x227

Pero esto no sucede por el simple hecho de que las redes sociales no tengan un uso real o más eficaz. La realidad de las redes sociales es que pueden dar más de sí a una empresa. Simplemente no es un producto, sino un medio de comunicación más; un campo de acción que necesita de trabajo y esfuerzo para dar sus frutos.

Es cierto que es un medio potente. Podemos llegar a muchos sitios. Pero es necesario trabajo, trabajo, trabajo y más trabajo. Fuera de esto, las técnicas, los klout, los hastags, los +1000, los RT, no sirven de nada.

Miles de cursos para formar Community Managers, y después encontramos en las redes a empresas troleando con cuentas inventadas de Facebook que además son personas. Perfiles vacíos y sin credibilidad alguna que muestran la realidad de lo que hemos evolucionado en estrategias de Social Media.

Ahora nos dicen que esto va de Atención al Cliente y tragamos. De echo se ha puesto de moda el responder a cualquier duda de nuestra parroquia con un “diríjase al correo X y allí le atenderán” ¿Para eso necesitamos una cuenta de Facebook?

El miedo al contacto con la gente en las redes es una realidad constante. Hay que persuadirlos, hay que enamorarlos, hay que ayudarles y tomar enserio sus peticiones. Si lo haces en la calle ¿por qué no puedes hacerlo en una red social?. No es necesario protegerse. Sólo son interacciones personales, y salvo casos excepcionales todo el mundo responde bien cuando se le trata de manera adecuada. Un concepto clave: proactividad. Es imprescindible si no quieres salir escaldado.