Logo adSalsa

Actualmente, el mercado electrónico ha crecido a pasos agigantados, y así lo muestran las estadísticas. Sin embargo, no todo el mundo está preparado para crear su propio negocio en Internet. Son ya varios los e-commerce que han perdido su apuesta, ya que se ha empezado la casa por el tejado, porque no han seguido unas pautas básicas, o bien porque no han querido ser aconsejados por expertos en el sector.

Son muchas las ventajas de crear tu propio e-commerce, las 2 más básicas es que se trata de un negocio barato, que económicamente no tenemos que apostar “fuerte”; y también es un negocio fácil de manejar. No obstante, hay errores fulminantes que hacen que tus ventas no crezcan y el negocio empiece a decaer.

De esta manera, señalamos los 7 pecados ante un e-commerce de éxito:

1. No conocer el mundo que rodea al comercio: Por mucho que seas un buen comercial o se te den bien los negocios, necesitas conocer el mundo de Internet. Para crear tu propio comercio electrónico tendrás que conocer las herramientas que debes utilizar y por donde moverte. Se puede decir que incluso se trata de un puzzle en el que tenemos que ir completando las fichas poco a poco.

2. No establecer un target: Necesitas un cliente ideal, que te lleve al éxito. Esto es como los amigos, más vale pocos, pero buenos. En tu e-commerce es necesario establecer un target para planificar tu estrategia. Por ejemplo, si tu negocio es de cosmética tu cliente ideal será la mujer y podrás crear campañas en relación al tipo de mujer a la que va dirigido tu producto, en este caso una crema antiarrugas sería para mujeres de más de 30 años, por seguir con el ejemplo.

3. No tener un diseño web adecuado: En un e-commerce no nos interesa tener el diseño más espectacular, sino algo sencillo, cómodo y fácil de manejar. Nuestro objetivo primordial no es que sea bonito, sino que convierta. Por esta razón necesitamos un diseño muy básico para que la gente no se “pierda” en la compra.

4. No ser responsivo: Uno de los pecados más graves es el reponsive desing. Hoy en día ¿quién no navega a través de su smartphone? Sí no adaptas tu negocio al multicanal estás perdido.

5. No tener presencia en las redes sociales: Las redes sociales ayudan, y mucho, a crear nuevos seguidores y con ellos nuevas ventas. Además, no puedes estar presente solo en una de ellas, pues cada red social la debemos tratar de distinta manera. Actualmente las más poderosas son Facebook, Twitter e Instagram; pero… si tu target son las mujeres ¿dónde te dejas Pinterest?, la red secommerceocial más utilizada por las mujeres.

6. No invertir económicamente: Es cierto que un e-commerce es barato y que la inversión económica es baja comparado con el comercio offline. No obstante, hay que invertir para mejorar y destacar, pues la competencia no es de barrio o con tu ciudad, sino que se compite de manera mundial. Básicamente la inversión en un comercio electrónico se da en el diseño, el hosting y el Email Marketing.

7. No fidelizar con tu cliente: La idea de cualquier comercio no es que un cliente genere una venta, sino que el cliente vaya comprando continuamente. Siguiendo con el ejemplo de la cosmética, nos interesaría que la clienta cuando se le acabe la crema nos vuelva a comprar. De este modo, hay que cuidar a nuestros clientes y fidelizar con ellos. Esto se consigue tratándolos adecuadamente, entregando cupones especiales, felicitar su cumpleaños… pequeños detalles que el cliente agradece y te compensa en tu negocio.