Logo adSalsa

El mundo de Internet lleva desde el martes en estado de shock. Durante estos días sus redes sociales, con Twitter a la cabeza, representan a la perfección el impacto que la noticia ha tenido y está teniendo ante el respetable que permanece maya-300x276

Microsoft ha decidido crear un nuevo servicio de correo electrónico. El objetivo del cambio parece perseguir una mayor seguridad y usabilidad al servicio de los usuarios. Una renovación de nuestro correo-e tal y como lo hemos conocido, que además se nos presenta como un cambio radical. Los anuncios y la comodidad han sido las justificaciones en las que se ha apoyado el equipo de Microsoft para tomar una decisión que no está exenta de elementos traumáticos. El más notable de ellos, es sin lugar a dudas, la muerte de Hotmail.

Así es. El dominio @hotmail pasa a la historia. La cuenta de correo por excelencia que acompañó durante los primeros pasos de la mayoría de personas en su experiencia con el correo electrónico, y que después nos deleito con su Messenger, hasta la aparición de las redes sociales, dice adiós. Hotmail se despide habiendo sido uno de los productos estrella del mundo de la Red. Dotándola de sentido y una funcionalidad que enganchó a millones de personas.

Su sustituto será Outlook, y ya está disponible. Según la nota de prensa de Microsoft, Outlook cuenta con un “aspecto más limpio, menos anuncios y menos molesto”. En gran parte estos cambios parecen responder de frente a las críticas vertidas por los grandes detractores de Hotmail.

Sea como sea las cuentas de correo de Microsoft ahora llevarán el dominio @outlook. Tras 16 años de @hotmail será interesante escuchar los patinazos del personal al intercambiarse los correos. Ya saben. Si el envío del email hace que llegue una respuesta de error prueben a ponerle @outlook en vez de @hotmail. Cualquier costumbre puede convertirse en un mal vicio.

Más allá de todas las excusas de lo bueno, bonito, barato, puede que haya mucho más sentido en esta acción. Tal vez la verdadera razón del cambio sea la necesidad de batirse en duelo contra otras cuentas cuya influencia no para de crecer como bien puede ser el caso de Gmail.

Hace ya unos años que dejamos los 90 e incluso la primera década del año 2000, y al fin parece que Microsoft se ha dado cuenta. Ahora lo que nos falta es saber si la todopoderosa compañía tomará al fin la decisión de echar el resto o, si por el contrario, todo queda en una limpieza de cara de una herramienta que había quedado obsoleta y que en la actualidad, más bien parecía el cementerio de los recuerdos de aquellos que acababan de dejar la adolescencia atrás.

Sin duda habrá que estar atentos. Los que nos dedicamos al Email Marketing tenemos un nuevo reto. Ya saben, un vecino nuevo ha llegado ¿Será un tipo amigable?