Logo adSalsa

Desde hace un tiempo se habla del contenido como uno de los elementos más destacados del Marketing Online. Puestos de trabajo como redactor online, copywriter, etc. empiezan a estar muy cotizados en el sector; tanto que cada vez son más las empresas que invierten en departamentos destinados a contenidos. Junto a estos puestos y departamentos surgen incluso servicios vía Web que ofrecen textos a través de módicos precios.escucha1-300x236

Corren ríos de tinta, o tóner ya en nuestros días, sobre las mejores prácticas posibles para poder alcanzar la excelencia en el campo del Marketing de Contenidos. Desde distintos foros del sector resuenan diferentes preguntas: ¿cual es el perfil ideal de la persona encargada de ello?, ¿para qué sirve?, ¿qué objetivos debe perseguir?, ¿que funciones debe realizar?, ¿Cual debe de ser su poder ejecutivo?, ¿Existen claves fijas para alcanzar el éxito?, ¿Debe perseguir el branding o la venta?

Aclarar estas preguntas es casi imposible. Estamos hablando de un trabajo creativo y no científico. Por lo tanto no se atiene a normas de la naturaleza que puedan ser comprobadas empíricamente. Noelle-Neumann ya lo intentó con teorías como la “Espiral del silencio” , como también lo intentó la teoría de “La aguja hipodérmica”, amparada en los estudios de Lasswell, y de las que bebió el mismísimo ministro de propaganda nazi Goebbels. Sus “experimentos” sobre la influencia de los medios de comunicación, vehículo utilizados por la publicidad y la propaganda, no son concluyentes, y quedan totalmente desfasados con la aparición de Internet.

No obstante, podemos intentar responder a pequeñas preguntas de acuerdo a lo ya escrito sobre el tema. Así podemos aventurar que los contenidos sirven para generar confianza en el usuario/cliente, mejorar la relación con nuestro target, y atraer nuevos clientes a través del mítico poder viral de Internet y sus Redes.

Aquí te dejamos 5 consejos para conseguir estas metas:

  1. Se coherente. No escribas sobre temas que nada tienen que ver con tus objetivos. ¿Sabes qué quieres decir? Entonces dilo.
  2. Escucha. Una vez acotado tu campo de acción hazte la siguiente pregunta ¿qué puede interesar a un mayor número de personas? Lee. Repasa la actualidad, mantente al día en foros, redes sociales y prensa. Tu público demanda información. Tal vez debas empezar por escucharlo, y acabar por complacerlo.
  3. Adáptate al receptor. ¿A quién te diriges? David Ogilvy dijo: “No conozco las reglas de la gramática.. Si quieres persuadir a alguien para que haga algo, o compre algo, deberás utilizar su lenguaje; el idioma que usan cada día, en el que piensan”.
  4. Ya sabemos los objetivos generales ¿Pero hay otros? ¿El Marketing de Contenidos sirve al branding o a las ventas? Tu cliente debe ganar contigo. Si no lo hace no gastará más en ti. Esto no es porque sea malo o rácano, es porque si sigue invirtiendo en cosas que no le son rentables se arruinará. Lo cual también es malo para tus intereses de ganar dinero con él. Joaquín Lorente defiende la publicidad como una comunicación puramente comercial cuyo objetivo es convencer. Lo cual define su popular máxima: “Si la publicidad no vende, no es publicidad”. Lo que podría traducirse en el “Enséñame la pastaaaaaaaaaaaaaaaa” de la película Jerry Maguire.
  5. ¿Debemos enfocar hacía el cliente o hacía nosotros? Deja que el trabajo hable por ti mismo. Está bien convertirte en un gurú.. ¿pero de que te sirve si tu cliente es un paria? Convierte en gurú a tu cliente y realmente serás alguien con éxito; no sólo humo.

Para finalizar te dejamos un último apunte. ¿Quién puede ser la persona indicada para escribir contenidos? ¿Qué habilidades debe tener? La respuesta es simple. ¿Qué es más fácil: enseñar a un buen economista a escribir o enseñar economía a un buen escritor? Tal y como respondas a esta pregunta tendrás tu respuesta.