Logo adSalsa

Crisis. Consumo. Vivimos años difíciles para aquellos que pretenden vender. Los medios de comunicación han alcanzado un punto de ruido de tal magnitud que los mensajes parecen perderse entre los diversos canales que llegan a la audiencia. segmentacion-300x277

La clave de la transacción, de la venta, del éxito al fin y al cabo, radica en ofrecer aquello que nuestro público anhela. La fantasía de crear una necesidad es una verdad a medias. La publicidad no puede crear necesidades de la nada, tan sólo descubrirlas. Aún así la necesidad siempre estuvo allí. El producto se inventa para cubrir esa necesidad y nuestra labor es hacerle saber a la gente que ese hueco ha sido cubierto.. con la mejor de las calidades y a un precio inmejorable, por supuesto.

Una de las tácticas más utilizadas por las empresas que buscan vender un producto es lanzar sus mensajes al viento. No importa el dónde, ni el cuándo, ni el cómo, ni el por qué. Éste es un error muy común. Tan común que incluso algunas empresas especializadas en comunicación también caen en él. Una agencia de publicidad debe involucrarse en los resultados. No puede vender pero debe decirte porque no vendes y como puedes vender más. Debe asesorar a quién le contrata para darle resultados. El asunto no puede quedarse en una buena creatividad y unos meses o semanas de cierto ruido mediático. Al final, al contratante lo que le importan son los números, y si nuestro trabajo no se refleja en ellos se olvidarán el año próximo de incluirnos en su presupuesto.

Con el fin de evitar lo máximo posible la comunicación baldía hemos de enfocar nuestros mensajes hacía ese público interesado en esa empresa que acaba de contratarnos y en su servicio o producto. Es importante saber donde se encuentra su target, como le gusta comprar, a que horas, y un sin fin de datos más que nos ayudarán a crear una campaña a medida no del anunciante sino de la persona a la que queremos “convencer”.

El marketing directo tiene uno de sus pilares en la segmentación, pero a caso no debería tenerlo toda la publicidad. Vivimos y competimos en un mercado globalizado donde todo se vende y todo se compra. Puedes seguir gritando al lado de los demás voceros. Es una técnica respetable. Aunque te aconsejamos que agudices el oído. Escuchando puedes llegar a conocer a tu cliente. Entonces sabrás que quiere y podrás vendérselo.