Logo adSalsa

Las cifras del ecommerce siguen aumentando a nivel global. Mercados como los de América Latina empiezan a mostrar unos números interesantes en cuanto a crecimiento. Algo que no es de extrañar, ya que estos mercados parecen haber tomado algo de fuerza en contraposición a una Europa y unos Estados Unidos golpeados fuertemente por la recesión económica.

Aún así, en estas últimas regiones el ecommerce sigue sumando adeptos y acumulandoecommerceintheworld un mayor caudal de ganancias. Los datos de Europa en 2012 superaron los 300 mil millones de euros frente a los 254 mil millones recaudados en 2011, de acuerdo a los datos de Ecommerce Europe. Esto significa un crecimiento del 22%.

Dicho crecimiento consigue situar a Europa a la cabeza del ecommerce mundial frente a un Estados Unidos con unas cifras que rondan los 264.000 millones de euros.

América Latina, por su parte, ha superado los 32 mil millones de euros, de acuerdo a los datos recogidos por el Instituto Latinoamericano de Comercio Electrónico. El aspecto positivo de este mercado es que presenta un crecimiento rápido y continuado. La principal barrera de esta región se encuentra en el precario acceso a Internet. La baja competitividad de las telecomunicaciones están lastrando un mercado que emerge ante los titubeos de la zona euro.

El crecimiento del 30% en los países que conforman el mercado latinoamericano es una clara declaración de intenciones. Además, en un artículo publicado en el “El Economista. Mx” y fechado el 21 del noviembre pasado, se anuncia que América Latina presentará para 2013 un crecimiento similar que se sitúa en torno al 28,5%.

El panorama parece ser bastante bueno. Todos los mercados siguen madurando. Esto también hace creer que habrá una burbuja en el mundo online. Es muy posible. También es cierto que si el mercado madura la competencia será más feroz y los modelos de negocio deberán afinarse. Pero esto tampoco es algo que se pueda destacar como algo completamente nuevo e imprevisible. Si sigue aumentando la demanda la tendencia será a que aumente la oferta, y con ella la competitividad.

Es algo natural. Más allá de políticas que promueven o aceptan tipos de monopolios más o menos encubiertos que perjudican a los consumidores, la comunicación es libre. Internet no conoce barreras. Al menos de momento.

Hace unos días, sin ir más lejos, los principales países del mundo se reunieron para llegar a un acuerdo en el uso de Internet. El acuerdo no contó con el apoyo de los países con más peso en el ciberespacio. Incluso alguna información referente a este tema señala a que las grandes compañías del sector aunaron esfuerzos junto a la tesis estadounidense que fue la más firme en su rechazo a las condiciones tratadas en Dubai.