Logo adSalsa

Actualmente, el mercado electrónico ha crecido a pasos agigantados, y así lo muestran las estadísticas. Sin embargo, no todo el mundo está preparado para crear su propio negocio en Internet. Son ya varios los ecommerce que han perdido su apuesta, ya que se ha empezado la casa por el tejado, porque no han seguido unas pautas básicas, o bien porque no han querido ser aconsejados por expertos en el sector.

Son muchas las ventajas de crear tu propio ecommerce, las 2 más básicas es que se trata de un negocio barato, que económicamente no tenemos que apostar “fuerte”; y también es un negocio fácil de manejar. No obstante, hay errores fulminantes que hacen que tus ventas no crezcan y el negocio empiece a decaer.

De esta manera, señalamos los 7 pecados ante un ecommerce de éxito:

1. No conocer el mundo que rodea al comercio: Por mucho que seas un buen comercial o se te den bien los negocios, necesitas conocer el mundo de Internet. Para crear tu propio comercio electrónico tendrás que conocer las herramientas que debes utilizar y por donde moverte. Se puede decir que incluso se trata de un puzzle en el que tenemos que ir completando las fichas poco a poco.

2. No establecer un target: Necesitas un cliente ideal, que te lleve al éxito. Esto es como los amigos, más vale pocos, pero buenos. En tu ecommerce es necesario establecer un target para planificar tu estrategia. Por ejemplo, si tu negocio es de cosmética tu cliente ideal será la mujer y podrás crear campañas en relación al tipo de mujer a la que va dirigido tu producto, en este caso una crema antiarrugas sería para mujeres de más de 30 años, por seguir con el ejemplo.

3. No tener un diseño web adecuado: En un ecommerce no nos interesa tener el diseño más espectacular, sino algo sencillo, cómodo y fácil de manejar. Nuestro objetivo primordial no es que sea bonito, sino que convierta. Por esta razón necesitamos un diseño muy básico para que la gente no se “pierda” en la compra.

4. No ser responsivo: Uno de los pecados más graves es el reponsive desing. Hoy en día ¿quién no navega a través de su smartphone? Sí no adaptas tu negocio al multicanal estás perdido.

5. No tener presencia en las redes sociales: Las redes sociales ayudan, y mucho, a crear nuevos seguidores y con ellos nuevas ventas. Además, no puedes estar presente solo en una de ellas, pues cada red social la debemos tratar de distinta manera. Actualmente las más poderosas son Facebook, Twitter e Instagram; pero… si tu target son las mujeres ¿dónde te dejas Pinterest?, la red secommerceocial más utilizada por las mujeres.

6. No invertir económicamente: Es cierto que un ecommerce es barato y que la inversión económica es baja comparado con el comercio offline. No obstante, hay que invertir para mejorar y destacar, pues la competencia no es de barrio o con tu ciudad, sino que se compite de manera mundial. Básicamente la inversión en un comercio electrónico se da en el diseño, el hosting y el Email Marketing.

7. No fidelizar con tu cliente: La idea de cualquier comercio no es que un cliente genere una venta, sino que el cliente vaya comprando continuamente. Siguiendo con el ejemplo de la cosmética, nos interesaría que la clienta cuando se le acabe la crema nos vuelva a comprar. De este modo, hay que cuidar a nuestros clientes y fidelizar con ellos. Esto se consigue tratándolos adecuadamente, entregando cupones especiales, felicitar su cumpleaños… pequeños detalles que el cliente agradece y te compensa en tu negocio.

Causas del fracaso online

El comercio online crece a pasos agigantados. No cabe duda. Por esta razón, es uno de los sectores por los que más se apuesta. Además, las cifras son cada vez más impactantes. No obstante, hay que tener
cuidado, pues no es oro todo lo que reluce.

En la actualidad, debido al auge del ecommerce, el Smartphone, etc., los emprendedores confían en que creando una tienda online es más que suficiente para que sus ventas crezcan. Sin embargo, el único resultado de esa confianza es el fracaso online.

El objetivo de la web no es la venta:

El objetivo de cualquier comercio electrónico es la venta. Ni diseños espectaculares, ni colores interesantes…el objetivo es que el usuario compre. Por tanto, una página web simple y fácil, que incite y a la vez facilite la compra es primordial si no quieres llevar al fracaso tu negocio online.

No facilitar los pasos de compra:

De la mano de la venta como objetivo primordial, hay que tener en cuenta la facilidad a la hora de comprar. Por una parte, porque no hay que poner obstáculos al usuario para realizar un proceso de compra. Y por otro, es importante que el cliente tenga una experiencia de compra satisfactoria, con el fin de que vuelva a hacer otras compras, se fidelice, y por tanto, te traiga conversiones.

No establecer un plan de Marketing estratégico:

Hay varios factores que intervienen en el plan estratégico, aquí nombraremos algunos:

Seo: no se puede pensar que el SEO lo es todo. No te van a llover las visitas solo con SEO. Hay otras opciones que se deben mirar como Adwords, Email Marketing, Facebook Ads…
Content Marketing: el contenido ayuda en los procesos de ventas. No dudes en colocar descripciones y valoraciones en tu página web.
Fidelización: uno de los aspectos fundamentales siempre va a ser el cliente, por ello debes cuidarlo. Puedes felicitar su cumpleaños, ofrecerle algún descuento de vez en cuando, etc.
Transportista: asegúrate de buscar un buen transportista para los paquetes que tengas que enviar. Valora calidad-precio, un seguro para tu mercancía…
Medir y analizar: todo lo que se realice en tu tienda online debe ser analizado, observar si funciona o no y cómo mejorar siempre.

Desvelamos 3 falsedades del buen vendedor

En tiempos de crisis las ventas no son nada fáciles; no obstante hay personas que tienenbuen_vendedor el don del buen vendedor (aunque esto no elimina el trabajo duro que conlleva) Hoy vamos a dedicar unas palabras para desvelar 3 falsedades sobre este buen vendedor.

1. El buen vendedor debe informar al cliente con detalle

El cliente ahora tiene toda la información que necesite en la página web. Pero no sólo queda en eso, sino que hoy en día podemos ver la opinión de otras personas en relación al producto que nos interesa. Incluso tenemos la posibilidad de conocer las referencias o recomendaciones de otros consumidores. Por lo tanto, ¿qué información necesita ofrecer el vendedor a su cliente? Pues más bien poca.

2. El buen vendedor vende hasta una nevera a un esquimal

No es que sea una falsedad es que es una sandez. Al buen vendedor no le interesa vender una “nevera” a un “esquimal” ¿Qué ganaría con esa venta? La respuesta es: Nada. El buen vendedor sabe que el éxito está en la repetición o continuidad. Pongamos por ejemplo a una gran empresa como McDonald’s. No le interesa vender millones de hamburguesas un día al año, sino que sus clientes vuelvan a su establecimiento y día tras día se consigan clientes fieles. Es por esta razón por la que al buen vendedor no le interesa complicarse demasiado en una venta “casi imposible” a la que no va sacar rentabilidad; el buen vendedor busca ventas más fáciles y de las que pueda extraer rentabilidad, continuidad y siempre fidelizando con sus clientes.

3. El buen vendedor conoce bien las técnicas de ventas

Un buen vendedor no se queda simplemente con las técnicas de ventas que le han podido enseñar desde fuera, sino que además de esas técnicas, el buen vendedor sabe que la confianza es fundamental para conseguir una venta. Que un cliente decida comprarte a ti es porque le has inspirado la confianza que necesitaba.

Es más, aunque el vendedor no tenga en sus manos el mejor producto del mercado… ¿cómo puede llegar a venderlo?, pues de manera muy sencilla. El consumidor no compra el mejor producto, sino el producto que el cliente considera mejor para él en ese momento determinado. Pero ¿cómo ha elegido ese producto en concreto?, pues porque tira más el “saber hacer” del vendedor que el mejor producto del mercado.

En definitiva, el conocimiento de las técnicas de venta, el saber generar confianza, la motivación y el trabajo duro son las claves del éxito. Citando a Lope de Vega, él hablaba sobre “El arte de hacer comedias”; pues de la misma manera un vendedor debe conocer “el arte de hacer ventas”